© 2017 by Núria P. Yuste #cosmeticareal. Proudly created with Wix.com

El Yo-ga y yo...

March 7, 2016

Hace relativamente poco que me introduje en el mundo del yoga. Y aunque no os lo creáis fue casi por “prescripción médica”. Os cuento...

 

 

Hace unos años sufría continuos dolores de cabeza y de mandíbula que yo achacaba a mis migrañas y a una de las muelas del juicio que tengo muy impactada y que no podía salir. Justamente está en el lado izquierdo que es el lado donde siempre me dan las migrañas. Así que para mí estaba claro; la muela me dolía tanto que a veces no podía ni abrir la boca y otras veces me provocaba esos horribles dolores de cabeza. Ese era mi diagnóstico (obviamente consultado con el doctor Google que es lo que hay que hacer siempre que te duela algo. Lease con ironía. NO! los diagnósticos los hacen los médicos, no Google.)

 

Cuando fui al cirujano del Hospital La Paz para extraerla y ya estaba todo listo para operar, el hombre empieza a mirar mi radiografía, me mira, me toca y me pregunta que dónde me duele exactamente. Al yo señalarle la zona, me dice que una muela impactada que duele no debería doler justamente ahí y que además la mía en principio, por su posición, no tendría que darme problemas. Así que sigue tocándome y me da en un punto cercano al oído que me empieza a doler. Me mira y me pregunta si yo estoy nerviosa o si tengo estrés. ¿ESTRÉS? Hombre, yo en ese momento tenía mucho trabajo porque tenía mi currele de 40 horas semanales y además había montado la tienda on-line y la verdad es iba a mil. ¡SI! Llevaba meses soportando una carga de trabajo y de responsabilidad brutal, pero yo había vivido una situación de estrés anteriormente muy diferente y pensé que lo tenía superado.

 

Me sigue tocando y me dice que mi muela está divina de la muerte, que lo que me pasa se llama bruxismo y que el dolor se debe a la sobrecarga en la articulación temporomandibular de tanto morder y apretar la mandíbula por las noches (y por el día). Y que si no pongo solución al tema al final me va a afectar a la movilidad (de hecho, como os he comentado antes, a veces ya no podía ni abrir la boca)

Total, que el hombre me empezó a echar la charla de que así no podía estar, que tenía que bajar el ritmo, que los dolores de cabeza también estaban relacionados con el bruxismo y el estrés, que ya tenía desgastadas varias piezas....total, que me recomienda una férula y me cuenta que él hacía yoga y que lo probase, bla, bla, blaaa… bueno, que una charla súper estupenda y que ahora le agradezco mucho no ¡lo siguiente! Pero en aquel momento salí del hospital diciendo; ¿yoga? ¿yo?...ein!! WTF?!?!?!?!

Yo era más de gimnasio, de hierros y de entrenar "too fast, too furious", de hecho, en aquel momento estaba flipando con el crossfit. No, en ese momento el tema del yoga lo veía yo que no encajaba en mi estilo de vida y no era para mi. Supongo que tenía una visión un poco "distorsionada" del tema. ¡Y qué equivocada estaba!

 

Total, que me dispuse a utilizar las técnicas que usé en mi anterior "brote de estrés", bajé el ritmo y cerré la tienda on-line porque me quitaba el poco tiempo libre que tenía para mí y me cargaba de preocupaciones extras (una pena, porque me iba muy bien y con una inversión mínima en mi primer año tuve beneficios). Pero decidí centrarme y volver a trabajar en mí, en mi salud y en mi equilibrio. Trabajé duro pero no probé el yoga. Ni compré la férula. 

 

Años después y bastante mejorada de los problemas asociados al estrés, mi vida me hizo pasar un momento "dificilillo" en el que me vi que estaba cayendo otra vez en "los nervios y el estrés" pero esta vez no por temas laborales, si no por temas emocionales; el insomnio y la inapetencia volvían a mi vida. Y cuando me empezaba a desesperar... de repente, me acordé de ese médico y de su yoga. Y dije...¿por qué no? ¿qué puedo perder?

 

 

Y busqué en Youtube un video de yoga para principiantes y probé. Y oye, la cosa me gustó. Me gustó tanto que empecé a investigar y descubrí la plataforma Aomm.tv en la cual por 6€ al mes tenía un montón de programas y sesiones de yoga y de pilates online, que mira, para empezar no estaba ni tan mal. Y seguí probando. Y probé tanto que ya di el salto de apuntarme a clases presenciales. Y eso ya me enganchó por completo.

 

Y os tengo que confesar que me enganchó a nivel físico pero también a nivel de mente y espíritu. En ese momento no podía explicarlo, pero ahora con el tiempo si.

 

Descubrí una actividad física que me presentaba retos a nivel físico y eso que yo hacía ejercicio y entrenaba casi todos los días. Y si, tenía fuerza y resistencia pero de flexibilidad y equilibrio iba muy "justita". Luego con la práctica me di cuenta que esa flexibilidad y equilibrio no la tenía mi cuerpo pero tampoco mi mente. 

El yoga consiguió que mi visión de la actividad física y luego que mis objetivos en el entreno también cambiaran, eso si, no sólo hago yoga...sigo realizando dirententes tipos de ejercicio. Y como resultado puede afirmar que he mejorado muchísimo a nivel físico y ahora a mi edad, a mis 40, me encuentro mejor que nunca y me veo más fuerte y con mejor forma física que hace 10 años y como os he dicho yo siempre he hecho deporte. También consiguió que tuviera menos dolores musculares y desde que lo practico no he vuelto a tener tantas lesiones. Ha mejorado mi movilidad y me ha hecho más funcional.

También consiguió que viera mi cuerpo como un todo en busca de equilibrio. Pero lo mejor fue que consiguió que estuviera más tranquila, más relajada y en paz conmigo misma tan sólo con la práctica diaria, casi sin darme cuenta. Consiguió que aprendiera a RESPIRAR, a DESCONECTAR y a centrarme en mí y en mis objetivos (personales, laborales y "deportivos"). Realmente ha conseguido que  esté más conectada con mi yo REAL. Pero lo mejor es que me ha ayudado a descubrir una parte de mí que no conocía, mi lado más "espiritual" que en mí, simplemente es mi lado del "yo" más profundo, ese al que casi nunca se quiere escuchar. Y tengo que confesar que también me ha reconciliado con mi lado más emocional.

 

En definitiva, me aportó y me aporta más de lo que jamás hubiera esperado. Por eso ahora siempre lo recomiendo. Porque yo tengo que decir;  GRACIAS YOGA! Y gracias a todos los profes tan estupendos que he tenido. Pero sobre todo GRACIAS a ese cirujano que habló comigo y me "receto" algo mejor que tranquilizantes, me recetó  desconectar, bajar el ritmo, no preocuparme tanto y que viviese la vida y no el trabajo, que me recetó el YOGA! Gracias!

 

Núria

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

FEATURED POSTS

Please reload

TAGS

Please reload

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon