© 2017 by Núria P. Yuste #cosmeticareal. Proudly created with Wix.com

El aceite esencial de lavanda, el sistema nervioso central y una reflexión sobre el estrés.

August 7, 2017

Todo el mundo conoce la lavanda y todo el mundo sabe de sus propiedades calmantes, relajantes, sedativas y anti-estrés. Pero hoy os voy a dejar un estudio que se ha hecho en mayo de este año sobre los mecanismos farmacológicos del aceite esencial de lavanda ( Lavandula angustifolia ) en el sistema nervioso central.

 

 

 

 

El estudio lo han llevado a cabo las siguientes Universidades;

 

1. Departamento de Farmacia, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad San Jorge Zaragoza, España.

2. Departamento de Diseño de Drogas y Farmacología, Facultad de Salud y Ciencias Médicas, Universidad de Copenhague, Copenhague, Dinamarca.

3. Departamento de Farmacología y Toxicología, Facultad de Farmacia, Universidad de Navarra, Pamplona, ​​España.

 

Lo puedes leer aquí y dice cosas tan interesantes como que los efectos ansiolíticos atribuidos a la lavanda se deben a su contenido en monoterpenos como  el linalool y el acetato de linalilo que interactúan con el receptor NMDA. La verdad es que el estudio es muy interesante

y también habla de otros AE como el ylang-ylang, la melisa o el petit-grain.

 

¿Por qué os lo dejo? porque me parece una buena idea dotar de "base científica" todo esto de lo que hablamos los seguidores de los aceites esenciales. Porque parece que la tiene.

 

Y además me sirve para enlazar esta entrada con una noticia que leí hace tiempo sobre el aumento del consumo de “tranquilizantes y ansiolíticos” en nuestro país y que es bastante es alarmante; más de un 50% en los últimos 12 años. La OCU  denunció esta situación ya que estos medicamentos pueden crear dependencia, tienen efectos negativos para la salud, como deterioro cognitivo entre otros. “PASTILLAS, LAS JUSTAS”

 

¿Y por qué os hablo de esto? Pues porque es algo que a mí me "tocó" directamente y me cabrea mucho. Os cuento; l@s que me conocéis sabéis que yo tuve un problema de estrés laboral bastante “grave”. Un problema que en cierto momento de mi vida me pudo. Y en ese momento la solución por parte de mi médico de cabecera no fue darme una baja para descansar o enviarme a terapia para aprender a manejarlo  No. Fue darme Valium. De hecho en ese momento me lo pinchó y me dijo que no me daba la baja porque tenía que dar gracias por tener trabajo. Y me dio una receta.

 

Obviamente no lo tomé. ¿Por qué me tenía que “enpastillar” por una situación que me provocaban otros? de hecho me lo provocaba un trabajo mal pagado y donde se abusaba de los trabajadores (pero que en aquel momento no me podía dar el lujo de perder). De hecho, luego, llegué a la conclusión de que realmente me lo provocaba yo, porque yo era la que permitía que esa situación me estresase, no puse los límites que tenía que haber puesto por miedo a perder el trabajo y aguanté cosas que nunca había aguantado antes (el miedo es tu peor enemigo). Así que decidí que era YO quien tenía que resolverlo (y a ser posible sin dañarme la salud y sin hacer más rico al laboratorio farmacéutico que fabricaba las pastillas)

 

Así que empecé a trabajar en ello; a buscar información, a asistir a talleres y conferencias sobre el estrés y poco a poco (fue un proceso muy lento) todas las técnicas que aprendí y que puse en marcha empezaron a funcionar (y si, usé la lavanda y otros aceites esenciales). Empecé a dormir un poquito más y mejor, a comer más (a mí los nervios me provocan inapetencia alimenticia) a estar más tranquila, recuperé la salud, y sobre todo empecé a disfrutar de estar con gente en "armonía"…porque durante mucho tiempo estuve en un constante estado de hiperactividad, nervios y ansiedad en el que no era yo y sé que para mucha gente de mi entorno era muy difícil estar conmigo.

 

Y como os digo, con todo ese trabajo y pasito a pasito todo empezó a encajar y a funcionar sin Valium. No fue nada fácil porque además en el trabajo tuve que “enseñar los dientes” y jugarme el puesto de trabajo a riesgo de perderlo y quedarme sin nada en plena crisis económica, pero saqué valor y los enseñé. Os mentiría si os dijese que esto no tuvo un coste, porque lo tuvo, pero preferí pagarlo.

Y me arrepiento de no haber ido a terapia, pero en ese momento no me lo podía permitir económicamente.

 

Para mí esta situación ha sido un aprendizaje que me ha enseñado mucho sobre mí pero también sobre el mundo en el que vivimos y sobre la vida. Y creo que todo esto me lo hubiera perdido con pastillas. Esta experiencia ha contribuido a que ahora sea la persona que soy hoy; más fuerte, más segura y más comprometida con ciertos temas sociales y políticos. Porque creo fervientemente que  para solucionar muchos de estos problemas de los que hablamos en blogs de nutrición, bienestar, salud, etc...necesitamos un cambio social, económico y político.

 

A mí me hubiera gustado tener más “ayuda” desde un punto de vista profesional, me hubiera gustado que me hubieran preguntado antes de “tirarme” una receta sin apenas haberme mirado a la cara, que me hubieran recomendado descanso y otras técnicas y recursos en vez de pastillas. Que me hubieran dicho que la explotación laboral no se debe permitir. Me hubiera gustado que no me dijeran que me tenía que callar, aguantar y medicarme.

 

Después de vivir esta situación puedo afirmar que lo primero que se necesita es "lucha" para que podamos tener una vida más digna y equilibrada. Donde no te digan que tienes que dar las gracias por tener un trabajo donde se abusa de los trabajadores y que te receten ansiolíticos para que lo puedas aguantar. ¡Eso es inaceptable!

 

Pero además necesitamos médicos que tengan una visión INTEGRAL(*) de sus pacientes. Y sé que existen porque luego me los he encontrado.

 

 

(*) INTEGRAL: Del todo o que considera algo como un todo.

En mi humilde opinión sería bueno que nuestro médico de cabecera nos conociese un poquito mejor; que supiera como nos alimentamos y porqué, nuestra situación personal, laboral y económica, etc..porque esto le ayudará a la hora entender porque a veces nos pasan ciertas cosas, le ayudará a la hora de trabajar en el tratamiento, pero sobre todo para la prevención. El objetivo de la atención primaria sobre todo en niños y en ancianos tendría que ser la prevención, la salud y el bienestar. Y esto se consigue con un Sistema sanitario público de calidad que pueda invertir en más contratación de más profesionales y en formación de estos en otras áreas . 

 

 

Necesitamos que nuestros médicos nos hablen de otras opciones y recursos para manejar estos estados y situaciones. Recursos que en ocasiones pueden funcionar por si sólos y en otros combinados con medicación para que esta sea lo más "corta en el tiempo" posible. Necesitamos médicos que apuesten por una atención al paciente más integral. Por eso necesitamos más personal médico (médicos, enfermeros, etc...) en nuestros hospitales, centros de atención primaria, de especialidades, etc... Necesitamos un sistema sanitario que no esté tan vendido a las farmacéuticas.

 

Espero que vuestro estrés sea más leve que el que tuve yo y que con tan sólo usar el AE de lavanda os podáis relajar, desconectar y dormir mejor.

Mirad, os dejo otro estudio sobre los efectos de la inhalación del aceite esencial de  lavanda sobre la calidad del sueño (lo puedes leer aquí)

 

Pero ojo, no estoy diciendo que yo superé mi problema con el aceite esencial de lavanda, para nada. Yo lo superé con mucho trabajo y si que lo utilicé como quien utiliza el colorear mandalas o hacer manualidades para relajarse. A mí tomar un baño con sales de lavanda me relaja y hace que pueda pensar mejor y trabajar en superar ese estrés.

Yo no soy seguidora de las pseudociencias ni las promuevo, es más estoy totalmente en contra. Pero si soy fan del sentido común y éste me decía que la solución a mi problema no era la medicación, era el coger el problema "por los cuernos" y mandarlo a tomar por culo y luego darme un baño y aprender a decir "lo primero soy yo y mi salud! No soy mi trabajo"  

 

Así que os cuento brevemente (que al final me he enrollado, sorry!) unos consejos sobre cómo usar el aceite esencial de lavanda. Espero que los pongáis en práctica y os hayan sido tan útiles como a mí.

 

1. Aceite de masaje relajante. Puedes aplicarlo después de la ducha y antes de meterte en la cama. Pon en un bote limpio de 100ml unas 60 gotas de AE de lavanda y rellena el bote con un aceite vegetal de tu gusto, por ejemplo de semillas de uva o sésamo.

 

2. Baño de lavanda. Prepara un baño de agua caliente. Pon en una cucharada de aceite vegetal (almendras dulces, sésamo...) unas 20 gotas de AE de lavanda. Añade en el baño y sumérgete.

 

3. Bruma de almohada relajante de lavanda. Pon en un bote límpio y vacío de 100ml unos 20ml de alcohol de 96º, 78ml de agua mineral y 2ml (aprox. 60-65 gotas) de AE de lavanda. Rocía tu almohada, la habitación y tu pijama y disfruta de tu sueño.

 

4. Infusión relajante. Un par de horas antes de dormir(*) bebe una infusión relajante y añade una cucharadita de miel cruda y ecológica con una gota de AE de lavanda bio (y que se pueda ingerir). Mi favorita es la "Buenas noches" de Yogi Tea que lleva hinojo, flores de manzanilla, menta piperita, cardamomo, melisa, hierba limón, raíz de valeriana, salvia, flores de lavanda y nuez moscada. (*) Y si os digo un par de horas antes es por si sois como yo, que como beba algo antes de meterme en la cama, me tengo que levantar a media noche para ir al baño. Y eso me sienta fatal.

Pero también puedes tomar una infusión relajante siempre que lo necesites.

 

5. AE de lavanda por difusión. Pon a funcionar tu difusor con AE de lavanda durante unos 30 minutos en tu cuarto antes de irte a dormir. Apágalo cuando vayas a entrar a dormir.

 

6. Inhalación directa. Puedes realizar unas cuantas inhalaciones directamente del vial de AE de lavanda y dejar al lado de la almohada un algodón impregnado con unas gotas de AE de lavanda.

 

 Así que si estás nervios@, estresad@, ansios@ y no descansas bien y tu sueño no es de calidad, trabaja en ello. Tu cuerpo, tu mente y tu salud te lo agradecerán, pero los que te rodean también. Y entre todas las técnicas y recursos que utilices,¿por qué no incluir los aceites esenciales?

 

Núria

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

FEATURED POSTS

Please reload

TAGS

Please reload

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon